miércoles, 25 de abril de 2012

UNO DE LOS MEJORES TRATAMIENTOS ANTI-EDAD: DEJAR DE FUMAR.


Todos sabemos que fumar produce unos efectos muy dañinos en la salud en general con múltiples implicaciones en fenómenos cardiovasculares y oncológicos (Metelitsa, 2010). En cuanto a la piel está bien conocer algunos de  sus efectos perjudiciales sobre por ejemplo, la cicatrización de las heridas, el cáncer de piel,  el psoriasis, la hidradenitis supurativa (“golondrinos”)(¡Pues sí!, los golondrinos también tienen relación con el tabaco), el acné, el lupus, la erupción solar polimorfa o la  pustulosis palmo plantar.

Además de todos estos problemas cutáneos, existe otro evidente efecto cada vez más notorio. Se trata de la relación directa que existe entre la aparición de un envejecimiento prematuro y el tabaco que lleva entre otras cosas a la aparición de arrugas en zonas no deseadas (Thomsen, 2010).

Son cada vez más los estudios que revelan una relación directa entre el envejecimiento prematuro de la piel (denominado fotoenvejecimiento) y el tabaco. Otros factores a tener en cuenta  con el fotoenvejecimiento son por ejemplo una exposición prolongada al sol, ya sea por motivos laborales o de ocio, además de tener la piel clara.

Esta relación tan directa ha hecho que se hayan diseñado programas específicos para dejar de fumar donde se incluyen técnicas de intervención en el que se les enseña a las pacientes que abandonar este hábito tabáquico contribuye a tener una piel más saludable.  Existen importantes estudios en Milán o Brasil que así lo demuestran (Serri, 2010). Demostrándose que se puede alcanzar mediante la medición con las técnicas adecuadas una reducción de la edad biológica de hasta 13 años simplemente con la reducción del hábito tabáquico.
Algunos programas para dejar de fumar han demostrado que cuando se les explica a las pacientes los efectos que el tabaco tienen en su piel y estas toman conciencia del importante efecto anti-edad que supone no fumar, estos programas son mucho más efectivos (Grogan, 2011).
Por tanto, ya tenéis aquellos que seáis fumadores/as otro motivo más para dejar de fumar. Este hecho tan sencillo, junto con una fotoprotección adecuada y la aplicación de alguna crema anti fotoenvejecimiento con vitamina C o ácido retinoico entre otras pueden ayudarte a tener un aspecto más saludable en pocos meses.




REFERENCIAS.
Grogan, S. (2011). Women smokers' experiences of an age-appearance anti-smoking intervention: a qualitative study. Br J Health Psychol, 16, 675-684.
Metelitsa, A. (2010). Tobacco and the skin. Clin Dermatol, 24, 384-90.
Serri, L. (2010). "Quitting smoking rejuvenates the skin": results of a pilot project on smoking cessation conducted in Milan, Italy. Skinmed, 8(1), 23-9.
Thomsen, S. (2010). Smoking and skin disease. Skin Therapy Lett., 15, 4-7.

2 comentarios:

  1. Efectivamente, dejar de fumar es la base de un tratamiento integral antiedad. Gracias.

    ResponderEliminar